1984

“Lo más característico de la vida moderna no era su crueldad ni su inseguridad, sino sencillamente su vaciedad, su absoluta falta de contenido”

1984_poster

Continuando hoy con la serie de clásicos contemporáneos les hablaré de esta novela, que con el paso del tiempo se ha convertido casi en un libro de culto en la sociedad actual, publicado en 1949 por el inglés Eric Arthur Blair, más conocido por su seudónimo George Orwell en él, el autor plasma su clara posición frente al imperialimo británico, esta, junto con su otra novela más conocida “La Granja Animal”, ambas publicadas luego de la segunda guerra mundial, critica abiertamente el totalitarismo vivido durante la época.

En esta novela nuevamente nos encontramos con una sociedad distópica (¿qué tendrán las distopías que les gustan tanto a los autores? creo que es una forma de plasmas sus odios y perversiones, mostrando la peor posibilidad de la sociedad); pues bien,  nos situamos en un país llamado Oceanía, el cual es manejado por un partido único luego de que la sociedad se revolucionara contra el sistema capitalista, el partido, llamado INGSOC (Socialismo Inglés) ejerce un control absoluto sobre las personas, lo que ha eliminado la libertad y el afecto humano.

El protagonista de esta historia es Winston Smith, quien al inicio de la novela está tomando conciencia acerca del control y la manipulación insana que el partido ejerce sobre la sociedad, una forma de vaciar su mente de los pensamientos revolucionarios es plasmándolos en un pequeño diario, en el cual escribe a escondidas del Gran Hermano, puesto que el gobierno poseía cámaras en cada casa con el fin de monitorear hasta el más mínimo movimiento de todas las personas.

Smith busca la manera de escapar del Gran Hermano al alquilar una habitación en la casa de un proletario (mano obrera), lugar donde se reunirá con una copartidaria de la que se ha enamorado.

No les contaré qué pasa con el señor Smith, sin embargo comentaré acerca del concepto del Gran Hermano, pero este es el principio que rige todos los reality shows que tanto gustan y también lo que nos está empezando a regir, sin que nos demos cuenta, hay cámaras en todas las calles, en cada esquina hay hasta 3 y 4 lentes viendo cada paso que damos; es de hecho el principio del panóptico, un modelo de prisión circular en la cual el prisionero tiene la sensación de que lo están vigilando todo el tiempo, por lo tanto debe comportarse en todo momento; nos vigilan cuando conducimos, cuando utilizamos un cajero automático, cuando entramos o salimos de cualquier lugar, conocen cada paso que damos, no solo en el mundo físico sino en el mundo digital… ¿se puede creer aún en la libertad?

panoptic

Calificación: 3 cojines pillowpillowpillow

Este es un libro denso, pesado y duro de leer, usa un lenguaje muy alineado con la naturaleza del partido, a pesar de eso, las descripciones que usa de los movimientos y tretas del partido nos hace preguntarnos si no estamos en este momento bajo el ojo del Gran Hermano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s